Reciente

La cultura se abre paso en Vallenar

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desde ámbitos muy distintos voy a buscar los insumos que den inicio a este pequeño artículo.  Recuerdo en el cine arte de la ULS haber visto por primera vez una muy promocionada para el tiempo Jurassick Park, con dinosaurios animados que parecían reales, toda una innovación tecnológica en ese momento, aunque ese no es el tema que rescataré para los fines de este articulo. En realidad siempre me quedó dando bote una frase que utilizan los personajes científicos protagonistas del film. “La vida se abre paso”. Algo así, que independiente de las restricciones, obstáculos y manipulación humana, la vida se abre camino. Por otro lado, escuché unas palabras del Profesor de ciencias (física)  y marxismo de la USACH ,  Carlos Pérez Soto referirse a la cultura como “La vida de un pueblo”; cito “ la cultura es la vida de un pueblo, y a veces el pueblo tiene en sus manos su propia vida”.  En un simpático ejercicio que une al guionista de Spielberg con el profesor Carlos Pérez Soto tenemos una máxima que resulta cierta “La cultura se abre paso”.

Si tomamos está afirmación, entenderemos que no son las políticas públicas las que determinan la creación de cultura, por tanto no es el Estado el que define que tanta cultura se produce o no. La Cultura se abre paso independiente de los artificios burocráticos del sistema. No son los fondos concursables, las cartas a la municipalidad o los auspicios empresariales, los que determinan la producción cultural de un pueblo.  La cultura como necesidad básica en la subsistencia humana genera sus propios caminos para manifestarse de forma honesta y autónoma.

Y eso es lo que está pasando hoy, en Chile, en los barrios de Santiago, en las poblaciones de provincias,  en las pequeñas ciudades y pueblos de Chile. Músicos rockeros organizando tocatas en las plazas del barrio Brasil, prestándose equipos. Cantores populares en cada estación de metros, o en cada micro de este país. Música ranchera, cuecas o payas en cada campo de este Chile al son de una simple guitarra . Y claro, como no, la cultura también se abre paso en nuestras tierras huasquinas.

Una condición natural para que la cultura se difunda es el entusiasmo y la iniciativa creando o difundiendo con lo que tenemos a mano. Felipe Cortés, un joven cantautor vallenarino toma su cámara y colecciona entrevistas a distintos personajes de esta ciudad, los cuales difunde en su canal en youtube. Cantantes, oficios, distintos protagonistas de la historia matria salen del anonimato con su cámara.

Al igual que Felipe, tenemos a Daxco,  nombre artístico de Daniel Taiba, hip hopero, creador y promotor, audiovisualista que organiza encuentros  de micrófono libre, algo de grafiteo, radios online y que también toma su cámara y su pequeño home studio para difundir a los artistas locales de distintas corrientes.

Otra condición natural para que la cultura se abra paso es la solidaridad, la comunión de voluntades. A mitad del año pasado distintos cantantes y músicos Vallenarinos se juntaron en el paseo ribereño a la sombra de un sauce. Solo traían sus guitarras y las ganas de intervenir este espacio con acordes. La jornada terminó con al menos 3 o 4 juntas de cantautores en el mismo sauce llamada “guitarras al palo”, con equipos prestados mutuamente en las tardes de un sábado o un domingo. Si bien la actividad no siguió realizándose, dio pie a distintas colaboraciones posteriores, parte de la gente que participó en estas jornadas terminó ayudándome en el festival rock en el parque que realicé en enero. Por ejemplo.

Desde hace poco en pleno centro de Vallenar se generó un espacio de encuentro, que sus gestores han bautizado como esquinarte. No hay fines de lucro, solo es un salón sin techo que se ha convertido en una sala para los músicos vallenarinos, que cada domingo tienen la oportunidad de mostrar en exclusiva su trabajo. Financiado con peñas y aportes voluntarios hoy se han hecho de un escenario a pulso y cariño. Este espacio invita también a que se venga en familia, creando un pequeño lugar donde los chicos disfrutan de películas infantiles mientras otros escuchan música.

Los amigos de Keltewes, escuelibre han dado el paso de acercarse al mundo de la niñez, generando talleres en las poblaciones vallenarinas, terminando cada ciclo con festivales multiculturales, donde los tinkus, la pintura, los luthieres, y obvio, la música, son protagonistas. Festivales hermosos, participativos y mucho más honestos y significativos que cualquier parafernalia financiada por una minera para limpiar su imagen, llena de desperdicio contaminante, incomparablemente mejores que esos eventos preparados para que algún candidatillo, con cara de recién llegado, haga promesas políticas y culturales que nunca cumplirá.

La cultura se abre paso, en poblaciones, en provincias, en el campo, en las fiestas, en los colegios.  El entusiasmo, la iniciativa, la colaboración mutua, la autonomía y la honestidad superan por lejos  las pauteadas culturas oficiales que viven de fondos concursables  o la rogativa a la administración de turno. Y claro, como no, desde la humildad del espacio no debemos olvidar el intento de este mismo medio, “Revista Marañon”, que aspira a ser un colectivo de voluntades, que pretenden generar debate cultural desde la independencia y la colaboración.

 

width="70"Autor:  Yuri Cortés
Profesor de Artes.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: