Reciente

Nuevo Libro de Juan Espinoza Pereira: Literatura, Imaginación e Historia Matria

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El pasado día sábado 21 de noviembre se lanzó, en la comuna de Diego de Almagro, el libro de cuentos: “Relatos desde (Un) Pueblo Hundido”, del querido autor, profesor y miembro de Revista Marañón, Juan Espinoza Pereira; el lugar elegido para el lanzamiento fue el mítico Taller Cultural José Martí, espacio desde donde se comenzó la investigación histórica que permitió indagar en el pasado negado de ese lugar concreto y mágico llamado Pueblo Hundido, luego convertido en comuna y cuyo nombre fuera borrado por la dictadura militar y cambiado por el actual de Diego de Almagro. Desde el Taller José Martí se trabajó anónimamente por años en reconstruir la historia negada de Pueblo Hundido, luchando contra el olvido, recopilando antiguas fotos ajadas, revisando diarios viejos, visitando todos los lugares donde hubiera alguna información que pudiera servir para permitir el regreso de la memoria colectiva, entrevistando a antiguas y antiguos habitantes pueblohundianos, quienes, generosamente, regalaron sus testimonios orales, que hoy constituyen un tesoro invaluable, que ha sido recuperado y puesto a disposición de toda la comunidad, de manera gratuita.
Gracias a esas investigaciones, Pueblo Hundido volvió desde el olvido, regresó desde su amnesia forzada; ya en el año 2001 se escribió el primer libro de historia que intentaba poner palabras donde antes solo hubo silencios; de esos años de duro escudriñar las piedras mudas, de buscar documentos perdidos y destartalados, de conversaciones nocturnas imaginando como habría sido la vida de Pueblo Hundido, nacieron luego documentales, cortos animados y hasta comics, que tomaron a Pueblo Hundido como escenario y temática para ser proyectados hacia las nuevas generaciones; pero faltaba un libro de cuentos, escrito por uno de los miembros del Taller José Martí, no podía ser otro que Juan Espinoza, quién, siguiendo la senda creativa, poética y narrativa abierta por Don Tusell Caballero Iglesias, Pueblohundiano de cepa, nos asombró publicando un libro con tres hermosos cuentos que, desde la imaginación, la creatividad y el respaldo histórico, han aportado con otro nuevo trozo reconstructivo de lo que fuera el Pueblo Hundido olvidado. Así, una vez más, la memoria negada volvió, obstinadamente, para brotar a borbotones llenos de verbo, el agua de la memoria pudo disolver la sal del olvido.
El lanzamiento del libro contó con la presencia de variados y longevos habitantes oriundos de Pueblo Hundido, así como números musicales de alta calidad, como el interpretado por el profesor de música, amigo del Taller José Martí y también miembro de Revista Marañón, Álex Díaz Olivares, quién compuso e interpretó una cueca larga, titulada “Cueca Larga de la Negra Michea”, inspirada en una mujer colosal, mitológica y real que habitó en Pueblo Hundido y que aparece como figura central de uno de los más logrados cuentos de Juan Espinoza.
La matriohistoria no solo se nutre de las fuentes formales, típicas de la historiografía, sino que asume que la imaginación, el arte y la creatividad son herramientas fundamentales para adentrarse en la cultura y en los imaginarios de cada localidad, es por ello que un libro de cuentos, un comics, una escultura, un mural, una fotografía, un grafiti, una carta, la música en todas sus formas o un libro de historia son igualmente válidos; la historia también es imaginada, soñada, inventada, cantada, recreada, sólo se requiere que su autor actúe guiado por un auténtico amor al terruño de que se trate. Para la matriohistoria, la historia que imaginamos es tan cierta, real, como la historia contenida en los cada vez más aburridos y caducos libros de historia local o regional y mucho más real que ese relato nauseabundo denominado historia patria o nacional.
La matriohistoria no es sinónimo de localismo estrecho, de chauvinismo a menor escala, de nacionalismo doméstico, la matriohistoria no cree que el terruño propio sea mejor que otras tierras; la matriohistoria no utiliza torpemente la identidad propia como herramienta de discriminación hacia otras identidades; si seguimos el camino del localismo estrecho, llegaremos a creer que un país es mejor que otros países, que mi ciudad es mejor que la ciudad vecina, que mi barrio es más lindo que el barrio contiguo, que mi acera es más luminosa que la de enfrente, finalmente, siguiendo la ruta errada del localismo estrecho, llegaremos a la triste conclusión del individuo aislado, que se siente mejor que el resto. La matriohistoria cree, en cambio, que cada lugar tiene su propia historia sensible, única, irrepetible, distinta al relato de la historia patria, falso, interesado, centralista, clasista, racista y machista; existen tantas matriohistorias como lugares existen, así se va deconstruyendo el relato falsamente unitarista de la historia patria, tan cargada ésta a fervoroso y ciego orgullo militarista, tan excluyente de otras historias. De allí proviene el nombre mismo del Taller Cultural José Martí, que, planteándose desde lo local, desde el corazón de Pueblo Hundido, a un costado del Río Salado, asume también que hay otros mundos hermosos, otras miradas de raigambre latinoamericana, que intentaron pensar y sentir el mundo desde lo que somos, sin negar a otras miradas y sentires.
El lanzamiento del libro de Juan Espinoza se dio en un contexto humano adverso para los habitantes de Pueblo Hundido – Diego de Almagro, recientemente arrasado por las riadas que bajaron desde la cordillera altoandina, recordando que el nombre primigenio de la localidad contenía también un mensaje sabio, conectado con su entorno y su historia, respaldado por la relación entre naturaleza y memoria que se da solamente en Pueblo Hundido, al negarse su nombre anterior se negó también la memoria del entorno, del pasado indígena preexistente en la zona donde hoy se emplaza Diego de Almagro, se quiso olvidar las crónicas de los antiguos viajeros del desierto, que entregaron noticias sobre antiguos cataclismos que afectaron la misma zona en su pasado no tan remoto; la dictadura militar prefirió cambiar ese nombre, ya que asumía que no era acorde a la “reconstrucción nacional”, al “nuevo espíritu de progreso”, que decían encabezar, prefirió entonces el nombre de Diego de Almagro, militar rapaz, como ellos, violento y sanguinario, como ellos, inculto y sin memoria, como ellos.
Revista Marañón, organización Huasquina hermana del Taller José Martí de Pueblo Hundido, saluda a Juan Espinoza Pereira por su bello libro publicado, donde se da un ejemplo magistral del amoroso maridaje que existe entre literatura y matriohistoria. Un ser humano pertenece, a lo largo de su vida, a todas las tierras diferentes que sea capaz de amar, se pertenece a todos los lugares donde se ha vivido de manera consciente y creativa, Juan Espinoza pertenece a Penco, a Pueblo Hundido, a Copiapó, a Freirina y, desde hace años, también suma una nueva identidad sensible: la Huasquina.

width="70"Autor: Franko Urqueta T.
Taller José Martí de Pueblo Hundido- Revista Marañón, de Vallenar, Diciembre de 2015.
Anuncios

1 Comentario en Nuevo Libro de Juan Espinoza Pereira: Literatura, Imaginación e Historia Matria

  1. Soy un admirador incondicional, lo confieso… disfruté no sólo los relatos sino también la presentación de Franko… y esta página ha volado por Chile y más allá también… con afecto

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: