Reciente

Terremoto de Vallenar de 1922 en imágenes. Memoria y Olvido en el valle del Huasco.

En abril de 2014, la reconocida productora de noticiarios y documentales británica British Pathé, liberó al público un total de 85.000 películas históricas a su canal gratuito de Youtube, dentro de esta formidable cantidad de películas se encontraron las impactantes imágenes que muestran los efectos del terremoto de Vallenar, ocurrido a las 23:53 hrs., del 10 de noviembre de 1922, noche nefasta que le costó la vida a una gran parte de la población del valle, además del tsunami que afectó duramente a las costas de toda Atacama y Coquimbo. El mismo archivo fílmico cifró en 1.500 las víctimas fatales de la catástrofe y en 2.000 los heridos; el Servicio Sismológico de Chile, por su parte, anotaba en su informe oficial del año 1922 que las víctimas fatales, solo en Vallenar, ascendieron a 550 y los heridos a 1.000, consignó además que el 70% de las viviendas de la capital provincial fueron destruidas, así como 18 víctimas fatales en Freirina, con el 40% de sus viviendas colapsadas, 8 víctimas fatales en Huasco Puerto y 12 fallecidos en Huasco Bajo, donde las aguas enfurecidas del mar, transformadas en tres trenes de olas consecutivos de hasta 5,5 metros de altura, se internaron tierra adentro por casi 2 kilómetros, destruyéndolo todo en su paso devastador.
El invaluable testimonio fílmico muestra una primera y corta secuencia tomada en Copiapó para luego mostrarnos la cruda realidad de Vallenar, colapsado por el sismo estimado actualmente en un rango de entre 8,5° y 9° de magnitud y considerado uno de los terremotos más brutales de la historia de la Chile; el precioso material fílmico muestra un momento posterior al evento mismo, ya en el año de 1923, se muestran las calles del centro de la ciudad aún bloqueadas por los escombros de las viviendas destruidas, donde estrechos senderos recién abiertos permitían el tránsito de la solidaridad y el flujo diario de los Vallenarinos, esquivando las grietas de entre 15 y 20 metros de largo que se abrieron en la calles céntricas del antiguo Vallenar; las imágenes además muestran a los heridos guarecidos en el patio del antiguo hospital, el más noble de nuestros edificios, que también fue seriamente amagado, así como la tensa repartición de alimentos a los sobrevivientes, hambrientos y damnificados Vallenarinos, que se agolpaban para recibir una ración escasa de víveres, alimentos traídos a la ciudad a lomos de burros de carga; realmente es un testimonio de gran calidad que nos recuerda la dura prueba que debieron superar nuestros abuelos, nuestros amados y luchadores ancestros Huasquinos, quienes debieron reconstruir toda la ciudad luego de la tragedia, cuyas huellas marcaron para siempre el cariz de nuestro valle y a cada una de nuestra localidades.

Terremoto de 1922, calle Prat

Terremoto de 1922, calle Prat, al fondo la Parroquia San Ambrosio

Las consecuencias de largo plazo fueron muchas, el altísimo nivel de destrucción física de la ciudad llevó a las autoridades de la época hasta a plantear la idea de que la nueva ciudad de Vallenar debía ser trasladada a los llanos de Ferrera, en la terraza sur de la ciudad, donde debería ser reconstruida, levantándose en el año 1923, incluso, un plano con el diseño proyectado del nuevo Vallenar post terremoto; los análisis de la época asumieron que la alta destrucción del terremoto de 1922 se debió al tipo de suelo saturado de agua en que se asienta Vallenar, lo que habría acentuado el poder destructivo de las ondas sísmicas, la moción de la refundación fuera del fondo del valle no fructificó ante la férrea resistencia de los vallenarinos a abandonar sus casas; la ciudad fue reconstruida en el mismo lugar, el ancho de las nuevas calles del desmoronado Vallenar fueron ampliadas, perdiendo el abigarrado trazado de su planta anterior; el terremoto trajo además el despueble del casco histórico de la ciudad, donde muchas familias se sumaron al incipiente poblamiento de las laderas norte y sur, conformando el embrión de las actuales poblaciones, así como otras familias que decidieron emigrar definitivamente a Copiapó y a otros puntos del país, Huasquinos errantes que se marcharon llevándose en sus corazones la huella de la trizadura con su pasado y sus sueños. La ciudad perdió buena parte de sus construcciones hechas a base de adobes de inspiración hispana que conformaban nuestra arquitectura primigenia, para dar paso a otros estilos constructivos donde comenzó a predominar el uso de la madera, material más costoso en la zona, pero más liviano, como un recuerdo a las personas que perecieron víctimas de aplastamiento en sus propias viviendas en esa noche fatídica.

Plano 1932. Nuevo Vallenar

Plano de 1932, proyectando un nuevo Vallenar, fuera del piso del valle

La memoria de esa noche de horror y el largo período de reconstrucción, que se extendió hasta 1930 al menos, no parecen haber entrado en la memoria profunda de los vallenarinos, cuesta encontrar alguna mención al terremoto en los poetas y compositores locales, más interesados, al parecer, en homenajear el aroma de sus propios ombligos; sólo en los libros de historia se hace alusión a su desarrollo y consecuencias, a pesar de que los diarios locales de la época informaron en detalle de lo sucedido; todo muy distinto a lo ocurrido en Valdivia, en el año 1960, donde toda la sociedad sureña se vio alterada por el cataclismo a gran escala que los afectó y cuyos creadores supieron plasmar en terribles y bellas composiciones, como Violeta Parra y su fenomenal “Puerto Montt Está Temblando”, o más tarde el dúo Schwenke & Nilo, con su muy bella canción “Valdivia, 1960”, así como menciones en infinidad de poetas y otros artistas de las más diversas disciplinas, logrando, así, que las enseñanzas de la historia pasaran a formar parte de su identidad; los mapuches, por su parte, cultura antigua y sabia, poseen el antiguo mito de las serpientes Caicai y Trentren, la primera habita en los fondos marinos, la segunda reside en la tierra, en sus titánicas luchas generan los tsunamis y las inundaciones, debiendo los mapuches treparse a los cerros, siguiendo a la serpiente Trentren, para salvar sus vidas, éste mito, enseñado a los niños mapuches desde que son pequeños entraña la claves culturales de cómo evitar perecer durante los terremotos de proporciones que vienen acompañados de tsunamis, los mapuches poseen una memoria antigua, conectada con el medio en que viven, sabedores de sus ciclos de destrucción y regeneración, en su cosmovisión está integrada la ocurrencia de terremotos, tsunamis y erupciones volcánicas, para las cuales tienen anclados en su memoria los mecanismos para lograr sobrevivir; parece no ser ese nuestro caso, encerrados en una vida individual, creyendo que nuestras ciudades son inexpugnables, creyendo que nuestra burbuja cultural, construida en cemento y plástico, al margen y desoyendo los ciclos de la naturaleza, nos pone a salvo de cualquier amenaza, como también nos lo demostró este mismo año el río Huasco, ese gigante dormido, que a veces despierta, se libera de su encierro, sacudiéndose de quienes lo esquilman, para demostrar que son esas fuerzas colosales las que han moldeado nuestro mundo, no la mano siempre apresurada del ser humano.
El documento fílmico dura solo 1 minuto 48 segundos, pero es un viaje en el tiempo, nos muestra nuestros mismos rostros, es un espejo temporal, se ve a Vallenarinos solidarios, actuando como una comunidad, conectados en la tragedia, organizados, durmiendo en la plaza sin más cobijo que los árboles, unidos en el dolor, con la dignidad de los que se saben sobrevivientes, de los que tienen la certeza de que volverán a ser felices.

Para saber más sobre el Terremoto de Vallenar de 1922:
– Libro: “La Noche Triste, 1922” Autor: Mario Emilio Rojas Madrid, año 2012.
– Boletín del Servicio Sismológico de Chile XVI, año de 1922, Terremoto de Atacama, por Carlos Bobillier http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-87210.html
Link hacia el documento fílmico: https://www.youtube.com/watch?v=LzrFGlU4DdU

width="70"Autor: Franko Urqueta
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: